Es una de las frases que siempre digo algo los papas, jugando siempre se aprende mejor y, quede dicho, es más divertido.

Natación no iba a ser menos. Y si, se puede aprender a nadar jugando. Es algo natural de los niños,  jugar. 

Donde trabajo habitualmente puedo ampliar mi metodología de trabajo: ludoqua.  Ludoqua viene de lúdico y agua. Es mi proyecto que con tanta ilusión cree, fue costoso pero al final todo tiene sus resultados.

Toda la técnica de natación necesaria para aprender a nadar esta enmascarada de un juego determinado,  y además adaptado al cada edad y nivel de natación. Si, es un curro, pero funciona super bien con los peques y las familias.

No te lo crees? pregunta por Paco….

Mi mujer y yo llevábamos un tiempo pensando comprar algún tipo de casita infantil para nuestra casa. La verdad es que a nuestra peque le encantan ese tipo de casas cuando vamos al chikipark. 

En nuestro salón tiene “su rincón ” con sus juguetes, así estamos juntos mientras ella juega nosotros leemos,  charlamos…

Para trabajar el juego simbólico va fenomenal además de que se entretiene un montón. Bien en cierto que hay webs donde te enseñan hacer cosas chulas a mano pero no soy habilidoso para eso…

Si eres de ir al parque mucho,  de que tus peques no vean la tele, este es un recurso para jugar en familia 😉

Encontramos en Amazon una castillo plegable a muy buen precio y la verdad que ha dado muy buen resultado. Ella está encantada de tener su castillo en el salón,  con cocina y todo!


Es bastante amplio por dentro y cabe de pie que era algo que queríamos.  Y por el color no desentona mucho en casa jejejeje.

 

Hola hola!

Hoy quiero hablaros de mi forma de enseñar al nadar a los peques.

Hace años que llevo en esta profesión acuática y claro, al principio enseñaba como me enseñaron. Está bien pero a mi no me convencía.

Sería poco después cuando me puse a escribir y creé y registré mi propia metodología: LudoQua, de lúdico y agua, enseñar a nadar jugando.

Se trata de adaptarme a cada peque, no que ellos se adapten a mis clases. Me da igual la edad, que tenga miedo o no, que sea lanzado, tímido… Me adapto e intento sacar lo mejor de cada uno. Me gustan los retos, me da vidilla jeje.

La idea es motivar a los peques y que mejor que jugar. De “enmascarar” la técnica en forma de nuevo ya me encargo yo. La experiencia me dice que funciona, que a las familias les gusta.

¡Ayuda! Qué le pongo a mi hijo en la piscina para bañarnos con seguridad

Ya llega el verano, ya llega la fruta…. Y ya llegan las dudas de las mamás y papás, tíos, tías, abuelos, amigos, conocidos, blogueros y un largo etcétera sobre un tema recurrente: LOS NIÑOS Y LA PISCINA

Y es que no es un tema para tomarlo a risa, es un tema serio por las graves consecuencias que puede llegar a acarrear. Y es que no os voy a hablar de estadísticas, porque está claro que al que le toca su estadística es el 100% y le va a importar un pepino la estadística general. Esto es así.

Como os decía, llegando esta temporada, yo como otros profesionales recibimos dudas sobre seguridad en piscinas, y sobre todo sobre cómo proteger a nuestros hijos para evitar un ahogamiento. Me preguntáis sobre todo qué es mejor, que si flotadores, que si manguitos, que si he leído por ahí que esto sí, que aquello no…

Una cosa tengo bien clara y me gustaría que os quedase clara también a vosotros: las mamás y papás sois quien mejor conocéis a vuestros hijos. Ocurre que gente de cierta fama escribe (como yo, pero no soy famoso) es sus blogs, redes sociales sobre productos. Eso está muy bien pero no debemos creerlos siempre a pies juntillas. Por eso voy a intentar tener cuidado y daros mi opinión sobre diferentes productos del mercado que os pueden ayudar a resolver vuestras dudas, pero nunca os diré lo que tenéis que hacer; esa es una decisión que sólo vosotros podéis tomar. Podéis tratarme como un asesor acuático 😉

Hay muchísimos productos en el mercado así que voy a hablaros de los más conocidos ( o eso creo yo ); cualquier duda, crítica constructiva o cualquier cosa que necesites puedes escribirme que estaré encantado (pakinen.sanchez@gmail.com).

Vamos al lío. ¿Qué es lo mejor? Lo mejor siempre es la PREVENCIÓN, suena a tópico pero después de más de 10 años en esto creedme que es así. Ya me he tirado varias veces a la piscina a salvar niños que “supuestamente” estaban seguros. Lo más seguro es que estén con vosotros. Tú conoces a tu hijo, tú sabes hasta qué punto le vas a permitir libertad. Si es un niño muy movido lo ideal es acotar una “zona de juego” de tal forma que en caso de accidente siempre esté a tu vista (ojo que los socorristas también se despistan!). Realmente todos estos elementos de flotación el peligro no viene por el material en sí, si no por creer que con ese material es suficiente y no hay que vigilarlos. El problema viene al ver niños muy pequeños con manguitos o flotador SÓLOS en la piscina. El problema no es el manguito, el problema es la falta de atención al menor en un medio divertido pero peligroso.

Después de saber que lo mejor es estar contigo vamos a diseccionar el tema aún más. ¿Estamos hablando de aprender a nadar o de disfrutar del agua en familia? Una cosa es el material que utilizamos los profes para enseñar a nadar y otra cosa son los ELEMENTOS DE FLOTACIÓN del mercado. También me preguntan sobre todo las mamás al acabar la natación en junio: “si le pongo manguitos en verano no irá para atrás?” Por supuesto que no, los niños tienen bien claro cuando están “en clase de natación” a cuando están con los papás en la piscina. Yo no uso manguitos en mis clases de natación pero eso no es óbice para que tú no los uses con tus hijos y te lo pases bomba. Yo con mi hija le pongo un cinturón de flotación y nos lo pasamos bomba (2 años).

Voy a explicaros desde mi punto de vista los beneficios de cada elemento de flotación / juego. También os animo a que cuando leáis un artículo, reviséis QUÉN LO ESCRIBE, y cotilleéis un poco sobre quién es, por qué escribe así, etc. Si de verdad os da confianza, adelante, pero no creáis lo primero que leáis, ni incluso a mí, os invito a cotillearme 😉 (Paco Sánchez Aguilar en Pamplona, trabajo en OnFitness)

  • Claleco flotador. Lo primero es saber si está homologado por la CE y cumple normativa EN. Tiene gran poder de flotación pero no es inmune a golpes de otros niños ni caídas en el suelo que puedan dejar inconsciente. Muy útil si tu hijo no se maneja muy bien en el agua o tiene inseguridad. Procura si ocurre esto bañarte con él en una zona tranquila con algún juguete y ve poco a poco. No le digas cosas como “venga tírate que con eso flotas”, “no seas miedica que con eso flotas!”. El miedo no es algo racional, dale su tiempo y verás cómo va todo como la seda. Ideal también si eres madre de dos y quieres jugar con ellos en el agua. Flotan, pero no les quites nunca el ojo de encima porque aunque lleven buenos cierres los niños ya sabemos que son grandes Houdinis. Por contra puede haber niños que requieran estar más sueltos y puede que les agobie. Tiene de bueno que deja libre las manos y no lleva excesivo aparataje en extremidades.
  • Manguitos. Está servida la controversia. Yo no recomendaría los típicos inflables de una cámara que puedes coger en tiendas que todos sabemos. Son fácilmente extraíbles con el riesgo que conlleva y se pinchan, además que las costuras hacen rozaduras. Si te decides por manguitos, procura comprar los del tamaño de tu hijo. Hay unos de la marca Delphin que no se pinchan y se pueden acoplar varios discos para flotar más o menos. No es muy útil para aprender a nadar pero sí que ayuda a que el niño se desenvuelva en el agua, empiece a tener autonomía, quitar el miedo… que son elementos clave a la hora de aprender a nadar. Además de manguito, se puede usar de disco flotador, frisbi, elemento de juego en el agua… sí, el precio puede parecer alto, pero el material de calidad es lo que tiene, que no vale 5 euros el pack. Para flotar, aprender a hacer burbujas, meter la cabeza, jugar, patalear, hacer ejercicios de propiocepción… sí, es útil y se puede trabajar con él bien. Eso sí, me repito, nunca lo pierdas de vista, un niño es un niño, lleve lo que lleve.
  • Swimtrainer o flotador entrenador. Diseñados según el fabricante para ofrecer una postura óptima para la práctica de la natación. Un poco aparatoso pero la verdad que tiene un buen cierre de seguridad que no está al alcance del peque, es buen elemento de flotación, ofrece practicidad a la hora de realizar juegos en el agua y tienen varios modelos en función del peso, lo cual permite una evolución. Se puede usar desde bebés. Os recomiendo este flotador pero también tenerlos en brazos cuando son muy peques, piel con piel también en la piscina; ofrecer la seguridad de los brazos, el calor.
  • Churros. Ideales sobre todo en natación porque es muy versátil y nos permite a los profes trabajar con seguridad con varios niños y además nos permite utilizarlo para la técnica de varios estilos de natación. Para las familias también es muy útil como elemento lúdico.

Entonces… ¿qué elijo?

Es muy sencillo, que tu hijo pruebe lo que más le guste, que disfrute del agua, olvídate de que aprenda a nadar. Todos los niños aprenden a nadar, pero sobre todo aprenden antes cuando vienen a clase felices, motivados, contentos. Elije lo que quieras sabiendo que no debes apartarte de su vista, que a veces es cansado estar tooooda la tarde con ellos en el agua, pero que ningún elemento te va a garantizar un 100% en el agua. También has de saber que los niños no gritan en el agua, se produce una MUERTE SILENCIOSA (su cerebro sólo puede pensar en respirar y no es capaz de pedir ayuda). Que elijes chaleco porque lo ves mejor, adelante, que manguitos, perfecto. Pero estate con él, juega disfruta, déjale experimentar. Si se quiere quitar el material, déjalo que lo haga delante de ti, si lo toma como un juego lo hará cuando no mires.

En definitiva, no existe la panacea, pero sí existen las familias responsables que eligen el material que creen mejor a sabiendas que puede ocurrir un imprevisto (igual que en casa, en el parque…) pero que si estás pendiente ese imprevisto sólo queda en susto.

 

Hola!

Hoy quiero compartiros el proyecto de una amiga de Pamplona. Le he pedido nuevo sea ella quien describa su trabajo que es quien mejor lo conoce. He de decir que yo era reticente a ver “museos y esas cosas” pero también es cierto que (creo) soy de mente abierta y probé, me quedé encantado! Abre tu mente y prueba, explora, no sabes las grandezas que te estás perdiendo y Pilar te va a ayudar a conocer 😉

Paco. Conocí a mi amigo Paco en un ambiente sosegado, grato para la conversación serena, reposada. Quizás por eso la amistad perdura, porque se asentó en buena tierra.
Luego, sus obligaciones profesionales y familiares, las mías, también, nos han llevado por distintos caminos, pero eso no ha impedido mantener el contacto. Con mas o menos distancia en el tiempo, pero siempre cordial y con el matiz de reencuentro.
Paco y yo tenemos cosas en común, quizás la principal sea quitar miedos. Él quita el miedo al agua y yo quito el miedo a los museos , a los museos, y a mas cosas. Si, dirijo patrimonioparajovenes.com un proyecto que tiene como fin difundir el arte y el patrimonio cultural entre los jóvenes. Sobre todo entre aquellos que dicen a mi no me interesan “las piedras” , los que desconfían y pregunta, pero ¿quien va? O piensan por dentro : “Menuda chapa me van a meter’ . Eso, sobre todo va dirigido a esos. Y a los que les gusta el arte, también.
Tenemos distintas actividades:
Salidas para visitar algún lugar. Esas visitas son generalmente cortas, por la mañana o por la tarde de un sábado. Y casi siempre nos salimos de los recorridos turísticos habituales o mas comunes.

Talleres de fotografía, impartidos por profesionales.

Cenas coloquio. Son cenas frías, informales. En la primera parte , nuestro invitado habla de aquello que le hemos pedido Por ejemplo , ¿Cómo se saca un tesoro del fondo del mar? o muchas otras cuestiones. Os invito a visitar la web, hay muchas fotos y resulta mucho mas ameno verlo hecho que contarlo.
 ¿Quién puede participar en estas actividades? Personas entre los 15 y los 35 años, mas o menos.
¿ Cuanto cuesta participar? Los socios tienen las actividades gratuitas, o con descuentos especiales. (La cuota anual de socio es de 20 euros)
Los no socios pagan habitualmente tres euros cada vez que se inscriben en una actividad. ( 12 en las cenas coloquio).
¿Cómo se financia la asociación ?
Con las cuotas de socios
Con los ingresos por actividad
Con los donativos. Esos donativos, tienen “premio” para los contribuyentes navarros. Dado que Patrimonio para jóvenes tiene un programa propio para Navarra y se enmarca dentro de los proyectos culturales de La Ley de Mecenazgo Cultural Navarra, quien nos ayuda, desgrava hasta un 80%. Os invito a informaros sobre este punto, aquí: http://culturanavarra.es/es/patrimonio-para-jovenes

¿Quiénes somos las personas que estamos al frente de Patrimonio para jóvenes? Otra vez os remito a la web patrimonioparajovenes.com ahí podéis acceder al apartado “Quiénes somos”.

Para contactar, tenéis también el apartado “ contacta” en patrimonioparajovenes.com

No ocupo mas espacio . Gracias otra vez a Paco Sánchez Aguilar por invitarme a este rato con sus lectores. Y gracias a los que me habéis leído y muchas mas gracias si navegáis un poquito por mi web.

Muchas veces no nos ponemos en el lugar de los pequeños cuando vienen a clases de natación y esto hace que las clases no sean 100% satisfactorias

Trabajar la empatía no es fácil. Ocurre que a veces bien porque no creemos oportuno o porque no nos damos cuenta, no nos ponemos en el lugar del niño.

Lo que para nosotros es algo sencillo, nadar, hay niños que les resulta una actividad difícil, que les requiere esfuerzo, les genera angustia, incertidumbre.

Nunca deberemos decir “venga que no pasa nada”, “todos nadan y tú no”, “es que no te esfuerzas”, “no vales para esto”.

Si algo enseñan los ajos de experiencia es que todos aprenden a nadar, en más o menos tiempo, pero todos aprenden, y pueden aprender sin presiones ni angustias.

Solo hay que entender un poquito a los peques, y bajar el pistón y adecuarnos a su handicap.

El miedo al agua no se soluciona tirándolo de golpe, “así aprendí yo cuando era joven”. El miedo al agua se soluciona con cariño, respeto y paciencia.

Incluir juegos en las actividades es una gran opción, y dejar hacer participes a los peques en los juegos, dejarles elegir. No decirles que no pasa nada, sino que comprueben que no pasa nada que sientan seguridad.

Dudas? Con vuestras dudas construimos más post 😉

La polémica del cigarro

El tema del tabaco no es fácil de conversar,  ya que cada uno tiene sus motivos para fumar o no fumar.

 

Desde mi punto de vista existen dos premisas:

1.    Hay que respetar al prójimo.
2.    Hay que defender a los menores.

Muchas legislaciones se basan en estos principios, tus derechos acaban donde empiezan los del otro, y los menores por considerarse todavía indefensos hay que protegerlos.

Por otro lado la nueva ley antitabaco que modificaba la anterior volviéndola más restrictiva, redacta la prohibición de fumar en parques infantiles en su artículo 7, pero no establece un perímetro con lo cual aquí tenemos lugar a interpretación (como en otras muchas leyes).

Fumar o no fumar es una decisión personal, pero la decisión más saludable obviamente es no fumar. Personalmente soy no fumador pero respeto a quien quiera fumar siempre y cuando no invada mi derecho a no aspirar su humo ni por supuesto mi familia.
Desgraciadamente todos los días veo personas fumando a la vez que balancean a su peque en el columpio; ya no es que la ley lo prohíba, sino es una cuestión moralidad. ¿como voy a pedirle a esa persona que no fume ahí por mis hijos si no lo hace por los suyos? Sería discutir gratuitamente.

No me parece mal que fume, me parece mal que fume al lado de peques y que no respete, y oiga, eso no es intolerancia mía de no fumador, es una cuestión de educación.

El tema del tabaco no es fácil de conversar,  ya que cada uno tiene sus motivos para fumar o no fumar.

Desde mi punto de vista existen dos premisas:

  1. Hay que respetar al prójimo.
  2. Hay que defender a los menores.

Muchas legislaciones se basan en estos principios, tus derechos acaban donde empiezan los del otro, y los menores por considerarse todavía indefensos hay que protegerlos.

Por otro lado la nueva ley antitabaco que modificaba la anterior volviéndola más restrictiva, redacta la prohibición de fumar en parques infantiles en su artículo 7, pero no establece un perímetro con lo cual aquí tenemos lugar a interpretación (como en otras muchas leyes).

Fumar o no fumar es una decisión personal, pero la decisión más saludable obviamente es no fumar. Personalmente soy no fumador pero respeto a quien quiera fumar siempre y cuando no invada mi derecho a no aspirar su humo ni por supuesto mi familia.

Desgraciadamente todos los días veo personas fumando a la vez que balancean a su peque en el columpio; ya no es que la ley lo prohíba, sino es una cuestión moralidad. ¿como voy a pedirle a esa persona que no fume ahí por mis hijos si no lo hace por los suyos? Sería discutir gratuitamente.

No me parece mal que fume, me parece mal que fume al lado de peques y que no respete, y oiga, eso no es intolerancia mía de no fumador, es una cuestión de educación.

Cuando juegan, los niños no tienen generalmente la intención de aprender, pero son los educadores los que pueden planificar los espacios para que los niños se capaciten. Piensen en cómo actuaron nuestros educadores, nuestros conocimientos están basados en su imaginación y destreza como educadores.

El educador relaciona al juego y al aprendizaje con el desarrollo psicomotor, cognitivo, afectivo y social en diferentes ámbitos: ludoteca, escuela infantil, parques…en este libro vamos a seguir paseando por el sendero de “lo lúdico” y vamos a ampliar este aprendizaje al ámbito de LA NATACIÓN.

Según el autor Bruner, mediante el juego el niño aprende y experimenta conductas complejas sin la presión de tener que alcanzar un objetivo. La tarea del educador es potenciar aquellos aspectos implícitos en el juego, que favorezcan el desarrollo libre y placentero del niño. De esta forma, la experiencia puede adquirir una dimensión globalizadora y significativa.

El niño a través del juego:

–        Se divierte y se siente feliz

–        Se expresa libremente

–        Explora el mundo que le rodea

–        Desarrolla sus capacidades intelectuales y psicomotrices

–        Se relaciona socialmente con otros del grupo

–        Adquiere responsabilidades y capacidad de juicio

–        Comprende el valor de las normas morales

–        Conoce rasgos de su cultura

En estos tiempos que nos están tocando vivir, estamos muy familiarizados ya con LA CRIANZA CON APEGO. Desde mi punto de vista como papá no concibo otro tipo de crianza, ¿por qué no voy a portear a mis hijos? ¿por qué no darles achuchones y cariños?

Criar con apego no es malcriar, como dice Carlos González, malcriar es criar mal, y dar besos, abrazos, portear y dar cariño a tus hijos no es malcriar. ¿A quién no le gusta que le mimen?

Desde mi punto de vista PROFESIONAL DE NATACIÓN, no concibo enseñar a nadar de otro forma más que con cariño, respeto y apego.

Me interesa que en mis grupos de 2 a 7 años los niños confíen en mi, pierdan el miedo al agua, y que mejor forma que con cariño, paciencia y respeto por su propia evolución; porque TODOS van a aprender a nadar.

Pero hay que entender que cada niño tiene su ritmo de aprendizaje, su evolución; si comprendemos esto nuestras clases de natación serán muy divertidas y sin contratiempos. No veo nada de malo es coger en brazos a niños de 2 años en el agua, de darles un abrazo, ofrecerles juego, confianza.

Pero no os penséis que mis clases son un cachondeo; claro que hay normas y la mayoría de las veces trabajamos y mucho en el agua. Pero es que tener respeto, dar abrazos y ser cariñoso con ellos no es contrario a trabajar en el agua. Y es que la realidad es que así aprenden mucho más rápido, y SIENDO FELICES, y disfrutando del agua.

Así es como trabajo yo y de momento me está yendo muy bien 😉

Voy a hablaros de algo que todos los niños/as deberían saber hacer: nadar. Los padres entienden que practicar la natación es sano y recomendable, pero trabajar la motivación del pequeño en este campo no es tarea sencilla, pues es un deporte más individualizado que otros y puede llegar a convertirse en una obligación. La actividad diaria más importante de los niños es jugar, es lo que más les gusta, y está demostrado que es la forma en la que integran conocimientos.

Los tiempos están cambiando y es evidente que tenemos que enseñar a nadar a los niños de hoy; sería absurdo seguir usando una metodología de hace años. Nos toca vivir el ahora. Enseñar a nadar no es una cosa nueva de ahora, pero sí que a día de hoy tenemos muchísimos más recursos que antes. También se ha demostrado que “nadar por la regla 33” no funciona con todos los niños. Por mi parte respeto al 100% a todos mis compañeros de agua, pero he de deciros que tengo mi propia metodología de enseñanza de la natación la cual registré hace años y que aquí os voy a enseñar en unas breves pinceladas.
Lo primero de todo me veo obligado a ser sincero: cuando empecé en esto de la enseñanza de la natación no conseguía los resultados que consigo hoy día. Enseñaba a nadar, sí, pero conseguía objetivos con niños de 4-5 años que ahora consigo con 2-3. Aprendían a nadar, pero a día de hoy aprenden más felices. Antes era habitual en algunos niños cierto rechazo al trabajo en agua y me comentaban algunas mamás que a veces a los niños se les hacía cuesta arriba ir a natación. A día de hoy las mamás me transmiten la siguiente frase habitual: “mi hijo me pregunta cuando hay natación todos los días, que quiere repetir más”.
Ese ha sido el punto de inflexión fundamental: LA MOTIVACIÓN. ¿Cómo lo consigo?
La parte fundamental de mi enseñanza en el agua es LA MOTIVACIÓN. Hago partícipe a los niños en el agua, se involucran en lo que realizan, les apetece, eligen ejercicios, se fijan objetivos REALES, y ellos ven cómo se evalúan, lo consiguen y salen fortalecidos. Podemos decir que el aprendizaje de un niño comienza con 2 años y finaliza a los 8 años. En ese rango de edad, me fijo en “qué es capaz de realizar un niño con esa edad mental”, y en función de lo que puede conseguir lo adapto al agua. Comenzamos con una primera etapa de adaptación al agua, que muchas veces no tiene que ver con la edad, me adapto a las capacidades de cada niño. Para mí no hay grupos “especiales”, todos los niños son especiales; cada uno lleva su ritmo de aprendizaje y soy yo quien adapta las sesiones a ellos. La adaptación pasa por técnicas de natación disfrazadas de juegos, con lo cual los niños tienen la sensación de “jugar toda la clase”, lo que les motiva y les incita a repetir más y más.
La segunda fase después de la adaptación es la iniciación a la natación. Enfatizo sobre todo la posición en el agua y el conocimiento del cuerpo en el agua. Les enseño la técnica de crol y espalda de una forma divertida, nuevamente disfrazada la técnica de juegos. Es muy divertido. Para mí ha sido un trabajo duro al inicio establecer los juegos en función de los objetivos pero los resultados son asombrosos. Los niños juegan y repiten, y aquí tenemos la segunda clave: LA REPETICIÓN. Después de la iniciación haríamos un perfeccionamiento, repaso y perfeccionamos el crol, e introducimos la braza.
En definitiva, mi metodología es: adaptativa a cada niño, evolutiva, con objetivos reales, divertida. Enseño a nadar jugando. No os confundáis, mis clases no son un cachondeo, son serias, la técnica pura y dura que le pueden enseñar en otros sitios, está, pero disfrazada para el niño.

Estoy en Pamplona pero también enseño mi metodología a otros países, mediante mi AULA VIRTUAL: http://formacion.franciscosanchezaguilar.com/.
Cualquier duda estoy a vuestra disposición siempre.
¡Una saludo!
Paco Sánchez: Técnico de natación y actividades acuáticas, técnico de laboratorio, instructor de primeros auxilios y desfibrilador, profesor de Ciclo Indoor y Técnico de sala y musculación. ¡Ah!, y papá 😉

Pues un año más estamos a primeros de Enero, concretamente hoy 2 de Enero de 2017, ¡cómo pasa el tiempo!

Para los que no me conozcáis, soy una persona que me gustan las redes sociales, y como dice un amigo mio, “chafardear” jeje.

Me gusta curiosear, enredar mirar, leer, cotillear; y si estás metiendo en el mundo de las redes sociales y los niños, un tema que se habla por estas fechas es el tema de los REYES MAGOS, “MENTIR” O NO A LOS PEQUES.

  1. Hay básicamente 2 corrientes en torno a este asunto: la primera viene a decir que no hay que mentir (o les parece fatal) que se les mienta a los niños pequeños en cuanto a la existencia o no de los reyes magos; la segunda corriente dice que es algo sano y que para nada va a influir en la salud futura del pequeño.
  2. En este post quiero ofrecer mi postura, más o menos crítica con el asunto.
  3. Sobra decir que ante todo hay que guardar respeto a la postura contraria o diferente a la nuestra. Yo tengo mi familia y mis opiniones, pero las del de al lado son igualmente válidas y respetables.

Este no es un tema de posicionarse a un lado o al otro, se trata de que cada uno hace lo que ve mejor para los suyos, no hay más. Para ofrecer mi opinión con más detalle, creo necesario desgranar este asunto en 3 puntos.

Primer punto: RESPETO. Piensa como creas conveniente, viste como quieras, ama a quien quieras, adora al Dios que te parezca, vete a misa, o no vayas, cásate o no, con un hombre o una mujer, me da igual. Vive tu vida, respétate y respeta a los demás. Cuida de los tuyos.

Segundo punto: TRAUMAS. No creo desde mi humilde opinión que por pasar unos días de ilusión los niños vayan a tener traumas en el futuro. Es cierto, es una mentirijilla, sabemos que los reyes magos no existen en la actualidad (en el pasado vete tu a saber, yo no estaba…). Todos sabemos que los regalos los ponemos nosotros de madrugada, que se levantan ilusionados, que estos días están eufóricos, nerviosos… yo lo viví de pequeño y era emocionante, daba igual que fueran los reyes magos, o papa noel, el olentzero… cada uno con sus creencias. Cuando se hacen mayores conocerán la verdad y verán que no es para tanto, y que quizás sea algo bonito para repetir con sus descendientes. Creo que a los niños hay que educarles en el respeto, valores y que sepan PENSAR, para que cuando sean mayores tengan CRITERIO PROPIO. Educarles para que sepan tomar sus decisiones de mayores, ya que de pequeños tenemos que guiarlos nosotros lo mejor posible.

Tercer punto: EXCESO DE REGALOS. Si bien me parece bonito el tema de los reyes magos, no me lo parece tanto el tema del exceso de regalos, la sobreabundancia, la sobre-estimulación. Sí que creo que darles todo puede influir negativamente en el futuro. No creo que sea bueno darles todo-todo. Yo hay cosas que no tuve de pequeño pero eso no es óbice para que ahora le de todo aquello que no tuve a mi hija. Hay que darles cada cosa en su momento, cada cosa a su edad. Lo mejor que podemos darles ahora mismo a nuestros hijos es TIEMPO, más horas de parque, de abrazos, de juegos.

 

Si opinas igual que yo excelente, y sino, tu visión será muy bienvenida. Que opinemos diferente no quiere decir otra cosa que tenemos criterios diferentes,  y que sabemos pensar por nuestra cuenta, y eso me encanta.

Si no quieres celebrar los reyes magos tienes mi respeto 😉

 

Pues resulta que ayer por fin saqué un rato libre para poder ir a ver la película de Assassins Creed.

He de decir primeramente que soy un fan de la saga, desde que jugué al primero he ido comprando todos los demás, alguna figura, etc…

Este post no contiene spoiler.

Es obligado decir por mi parte como jugador, que era muy difícil hacer una película como esta y tener contentos a fans, grandes jugadores y público en general que no haya jugado. Desde mi punto de vista la película me recuerda bastante al primer juego (y parte del 2). Si bien es cierto que no es exacto (ni creo que lo pretendiesen), pero hay detalles muy destacables como: nivel visual, los escenarios son muy parecidos al juego, los movimientos y la cámara recuerdan mucho al modo de juego. La vestimenta esta muy lograda.

Es una película llena de acción, que siendo de mas de 100 min no aburre.

Leo por foros que hay gente descontenta, pero en mi caso ha sido una experiencia positiva. Mucha acción, trama sencilla de entender, guiños del juegos…

La “nueva” versión del anymus es increíble!

 

¿Dónde está mi felicidad?

En campaña electoral antes de ir a votar existe un período de reflexión; reflexión sobre qué partido votar, qué político nos parece más adecuado para nuestra sociedad, qué intereses se cubrirán mejor…

Estas fechas  navideñas, llenas de luces y colores, música alegre, villancicos, calles y centros comerciales ociosos, las podemos utilizar también como un período de reflexión quizás más amplio que el electoral.

Reflexión a mi forma de ver, no del catolicismo ni de ideologías, sino reflexión interna, de uno mismo, de tu propio yo; del niño que llevas dentro. Para ello quiero ayudaros a reflexionar con una breve historia.

Érase una vez cierta persona que  nunca estaba contenta consigo misma, siempre ansiaba más, a medida que alcanzaba más logros y mayor posición social, laboral, siempre le parecía poco. Esta persona sólo sentía felicidad en momentos muy breves, acaso someras reacciones químicas de felicidad, que se esfumaban muy pronto. Como una carrera de relevos que  nunca acababa.

Esta persona tuvo un sueño, soñaba que corría una carrera. Corría y corría, no se acordaba cuántas vueltas quedaban. Echó la mirada hacia atrás y le pareció ver un corredor con una capucha y una túnica negra, “es la muerte que me persigue, nunca seré feliz”. Siguió y siguió corriendo,  y cada vez la sombra se acercaba más y más. Él corría y corría pero las piernas parecían fallarle, es como si estuviese destinado a ser infeliz, ya que no parecía alcanzar la meta, su meta. La sombra lo alcanzó y lo paró en seco. “Este es el final” –pensó.

“Llévame contigo, estoy preparado” –le dijo. Nunca seré feliz”. Entonces la sombra se quitó la capucha, y resultó  no ser la muerte, sino un amigo suyo de toda la vida. “¿Por qué corres tanto? ¡Casi no te alcanzo!”. “Vengo corriendo detrás de ti desde hace mucho tiempo, y vengo a decirte que te echamos de menos, que tu familia me ha llamado y que te añoran. ¿Recuerdas esos tiempos en que salías de trabajar pronto y nos íbamos a tomar algo por ahí? ¿Te acuerdas cómo te ibas a casa con dolor en la mandíbula de reír? Vengo corriendo a decirte que si sigues así te quedarás sólo. Me ha costado mucho alcanzarte.”

Con este pequeño cuento quiero deciros que tenemos que pararnos y pensar en lo que tenemos, disfrutar de lo bueno, ser agradecidos y no correr y correr en la vida, porque la felicidad no está ahí delante, sino aquí mismo, que camina a nuestro lado. No tenemos que buscarla, sino dejarla que camine a nuestro lado con las pequeñas cosas de la vida. Feliz navidad a todos.

Maria y  Víctor tenían claro que querían tener hijos en un futuro.

Ya desde novios hablaban de ellos, a los dos les gustaban los niños, les encantaba estar con sus sobrinos.

Llegó la boda, llegó el viaje de novios y decidieron “no poner trabas al amor”. Charlaban en la formación de una nueva familia y lo felices que serían.

El dinero no lo es todo.

Pero pasaron los meses y Maria no se quedaba embarazada. “Seguro que no pasa nada” se decían.

Pasaron más meses. “He leído que aún siendo pocos los días fértiles de la mujer es difícil acertar”. Víctor que siempre era optimista empezó a serlo menos.

Después de 1año decidieron ir al médico “por si acaso”. Aunque seguro que no era nada, ya que muchos familiares y amigos se empezaron a quedar embarazados.

Las noticias médicas no fueron alentadoras. Fue un año muy duro de pruebas. Resultó que después serían otros 3 años. 4 Años de espera, incertidumbre, noches en vela, altibajos hormonales, problemas en el trabajo para ir a tanta cita previa.

Pero mereció la pena,después de 4 años, Víctor y Maria no se rindieron y tienen una niña preciosa.

A veces unas ventanas se abren
Lunes, Ocho de la mañana. Ainhoa se levanta, se lava la cara, los dientes, se peina, se viste y se dirige a la cocina. Allí desayuna como todos los días, con su madre y su padre. – ¿Qué tal has dormido cariño? –pregunta su madre. Un día más como otro cualquiera de su rutina. A las nueve menos veinte se despide y se va dando un paseo hasta el colegio. Tararea su canción favorita, de ese grupo que sus padres nunca pronunciarán bien. Cerca del colegio se le acerca un chico muy guapo, no mucho más mayor que ella. Saca su Smartphone del bolsillo, le saca una foto, le guiña un ojo. Ella se sonroja, no está acostumbrada a gustar a los chicos, y eso le agrada. A veces unas ventanas se abren.
Lunes, siete y media de la mañana. Suena el despertador, tantea con la mano hasta que Jorge da con su móvil y apaga la alarma. Se levanta, se ducha, se afeita, se lava los dientes. Se mira en el espejo y se sonríe. Vive en una urbanización “de bien”. Sale de casa y entra en la cafetería de siempre, esa en la que la bollería está hecha a mano, no es industrial. Café con leche templada y el periódico. A Jorge le gusta ir a trabajar con calma. Tiene un puesto de responsabilidad en una gran empresa de marketing y ventas externas. De camino al trabajo pasa cerca de un colegio y ve una niña de unos 12 años, muy guapa. Saca el móvil y le echa una foto. A veces unas ventanas no se cierran.
Jueves, Ocho de la mañana, cafetería cerca de una urbanización. En una mesa están dos personas tomando café y zumo de naranja. El periódico está encima de la mesa y el tono de su conversación parece angustiado. Hablan sobre una noticia del periódico, no está en primera página, ni en impar, ni en destacados. Pero es una noticia que les ha asombrado: han detenido a un pederasta cerca de esa cafetería. ¡En una zona de bien! –No sé cómo ha podido ocurrir –le dice una a la otra. –Tómate el café, se te va a enfriar. Unas puertas se cierran.
Tres historias, tres días cotidianos, normales. Una ventana se abre cuando una puerta se cierra suelen decir. En internet no sabemos cuántas puertas y ventanas se abren o se cierran. Creemos tener el control pero no es así. Cuando se sube una foto a la masa virtual llamada internet, perdemos el control. No son más que bits de información, bits que se pueden modificar con otros programas de diseño. Esos bits que pueden contener la foto de nuestros seres queridos. Posiblemente nos asombre la segunda historia, nos puede chocar que un joven, o un “señor” se acerque y saque una foto a una niña; pero es asombroso la de fotógrafos que podemos encontrar en internet, que no se ven en la urbanización, que son invisibles a nuestros ojos. Cuando se suben a internet fotos de menores, se abren muchas ventanas que quizás no podamos cerrar, que quizás con el tiempo esa ventana no cierre bien y entre frío, un frío que en invierno molesta mucho en la calidez de nuestro salón.
A veces unas ventanas no se pueden cerrar.

Hoy quiero hablaros de las emociones.

Vivimos en una sociedad en la que se vive muy deprisa, todo se hace rápido; las redes sociales van rápido, los  niños en el colegio rápido, extraescolares, deporte, multitud de tareas….

Si  hablamos de adultos podemos ver programas de Mindfulness o de atención plena, para aprender a gestionar nuestras emociones, sentarnos y meditar, pensar qué hacemos con nuestra vida y qué queremos hacer. También se empiezan a ver programas de Mindfulness para niños.

Hace poco tiempo vi la películas de las emociones y me pareció una película fenomenal; creo que realmente todos tenemos un equipo así dentro de nuestra cabeza 😉

Creo que es nuestra responsabilidad como padres y madres enseñar a nuestros hijos a gestionar las emociones, a no tener miedo de exteriorizarlas, darlas a conocer, sentirlas, compartirlas.

Cuando estamos contentos no dudamos en expresar nuestra alegría, pero cuando se trata de tristeza, frustración, ira, a veces las podemos confundir y nos las damos a conocer, no las gestionamos.

Pero nunca es tarde, y podemos aprender a gestionar nuestras emociones, a no tener miedo a contarlas, a no tener miedo a afrontarlas; es sano, es bueno.

Creo que para enseñar a nuestros hijos a gestionar estas emociones debemos “más hacer y menos hablar”, es decir, predicar con el ejemplo. ¿Cómo ponerlo en práctica? En mi casa lo hacemos hablando, no ponemos la televisión a la hora de comer y cenar, charlamos, nos contamos qué tal el día, compartimos. Así poco a poco van aflorando las cosas del día a día y se gestionan poco a poco, sin esperar a llenar el vaso. Que no se nos olvide hablar, que es gratis y muy gratificante 😉

Buenos días amigos y amigas.

Hoy estoy muy contento y os traigo muy buenas noticias. No se si aún conocéis el método ludoqua en el agua.

Ludoqua es un método para aprender a nadar JUGANDO, sin carga excesiva para los niños, de forma divertida, les encanta. Podéis comprobarlo llamando a OnFitness donde impartimos y ver la lista de espera….

El caso es que hace poco tuvimos el placer de realizar una videoconferencia con Bogotá para hablar del método; hace 2 semanas en la radio y la semana que viene estaremos en la televisión hablando de ello!

Muchas muchas gracias a todos los que nos apoyáis. Este post es sólo de agradecimiento y de paso para recordaros que podéis formaros con nuestra plataforma virtual AQUI: 

Como se suele decir, el embarazo no es una enfermedad. La práctica del deporte es siempre recomendado para todo el mundo, pero, dependiendo de quien lo practique tendrá que controlar el tipo de deporte, intensidad, etc.

Por ejemplo, el Spinning es un deporte aeróbico muy completo, pero en una persona con obesidad tendrá que moderar mucho el tiempo, la frecuencia y la intensidad; no quiere decir que no haga deporte, quiere decir que tiene que ADAPTARSE.

En el caso de la natación en el embarazo ocurre algo parecido: es muy recomendado la práctica pero hemos de conocer ciertas limitaciones que tiene la mujer gestante debido a su condición. A continuación voy a explicaros los beneficios de la natación en el embarazo así como consejos y limitaciones para la buena praxis.

En el agua la futura mami se siente más ligera, su barriga no pesa apenas, con lo cual podemos realizar ejercicios que fuera del agua serían difíciles de realizar, costosos y en ocasiones perjudiciales. A grandes rasgos los beneficios de la natación en el embarazo son:

  • Liberar tensión en la espalda, cervicales y lumbares.
  • Mejorar el tono muscular. Se puede trabajar a nivel general “nadando” o con ejercicios concretos (pierna, glúteo, brazos… si tenéis dudas podéis consultarme qué ejercicios realizar que os ayudaré en lo que necesitéis info@ludoqua.com)
  • Estimular la circulación sanguínea, evitamos la hinchazón de piernas y la pesadez.
  • Aumentar a nivel Cardio-respiratorio. Aquí debemos hacer un inciso: nunca trabajaremos por encima del 70-75%. Calcular este porcentaje es sencillo con la fórmula de Karvonen: FCM (frecuencia cardíaca máx) = 220-edad. Esta fórmula es a grandes rasgos. Con otros deportes más intensivos encontraréis una fórmula más exacta que se calcula con pulsaciones en reposo, etc. Pero para este caso concreto con una aproximación nos es suficiente. Nunca llegaremos a la fatiga con la práctica de la natación, como decíamos al principio, el embarazo no es una enfermedad pero debemos tener en cuenta los cambios fisiológicos y anatómicos que sufre la mujer.

Otra cuestión es qué estilo de natación ejecutar.  A grandes rasgos y dependiendo de cada mujer (si médico recomienda reposo, alguna patología…):

  • Crol: se puede realizar durante todo el embarazo* siempre y cuando se cuide el estilo. A partir del 2º trimestre procuraremos que los pies siempre estén más bajos que la cabeza para favorecer la circulación e impedir posiciones de hiperlordosis lumbar.
  • Braza: aunque podrás leer por ahí que se puede realizar sin problemas, yo como técnico no te recomiendo la práctica de este estilo. Sí que se pueden realizar ejercicios como variante de la braza, pero no una braza pura.
  • Espalda: al igual que el crol, se puede practicar sin problemas* siempre y cuando se controle muy bien la posición (semi-v).
  • *: Nunca sobrepasar el 70% de FCM teórica. Trabajaremos entre un 50-70% aeróbico.

Para finalizar, una última recomendación: CUANDO ENTRES AL AGUA, SIENTE TU CUERPO, CALIENTE POCO A POCO, SIENTE COMO SE TONIFICAN TUS MÚSCULOS, APRENDE A ESCUCHARTE. PRUEBA SENSACIONES EN EL AGUA Y QUÉDATE CON ELLAS. TRABAJA LA MEMORIA CORPORAL. NUNCA TE SIENTAS FATIGADA EN EL AGUA.

Ten en cuenta que en agua no hay apenas impacto y que no duela no quiere decir que no lesione. Por ello, cualquier duda consulta con tu médico, con tu especialista en la piscina o conmigo mismo si lo necesitas 😉

 

Paco Sánchez, Certificado en actividades acuáticas y formación. Instructor de Soporte vital básico y desfibrilador, instructor de socorrismo y Ciclo Indoor.

 

Muchas familias se plantean cómo o a qué jugar con su bebé en sus primeros meses de vida. Cuando los niños con más mayores, podemos apuntarlos a cualquier deporte; el deporte más completo por excelencia es la natación. Existe una variante de la natación que es más bien reciente, no muy conocida por la gente: la matronatación o natación paco aguapara bebés. Ahora ya sabemos que con nuestro bebé podemos realizar un “deporte” en familia de forma eficaz y segura.
La matronatación es también conocida como “natación para bebés” o “estimulación temprana acuática”. Se trata de una variante de la natación para los más pequeños de la casa. Con el paso del tiempo se ha comprobado que practicar un deporte tan completo como la natación, incluso con los bebés es muy beneficioso.

cropped-ludoqua.jpg
La estimulación temprana acuática es una actividad que realizan los bebés con las ayuda de mamás y papás y el profesional; el objetivo no es aprender a nadar, sino adquirir una serie de conocimientos y aptitudes acuáticas. El tipo de estimulación que se trabaja es a nivel motor, sensorial, sensitivo y cognitivo. Hablamos de matronatación en edades comprendidas entre los 5 y 18 meses.
¿Es una actividad segura? Con 5 meses el bebé ya tiene su sistema inmunitario desarrollado. Debemos prestar atención a:
 La temperatura ambiente de la piscina debe ser cálida y confortable, con buena ventilación
 La temperatura del agua será alrededor de 32º C para que la sesión sea agradable. Los bebés pierden calor rápidamente, por ello el agua debe estar a esta temperatura y nunca bañarlos en agua fría hasta que no tengan más edad. Nos interesa también que el pequeño se encuentre agusto y la actividad sea lo más familiar, divertida y confortable posible.
 Cloro. La concentración de cloro debe ser inferior a la establecida en piscina de nado normales. Lo ideal entre 0,5 y 0,6% de cloración para matronatación.