MIEDO AL AGUA Y VERANO
Existe un tema que se repite todos los años en los cursos de natación sea cual sea la edad de los pequeños. Es un tema tan sumamente importante desde mi punto de vista que no se puede dejar de lado.

Tenemos dos fases bien diferenciadas: cuando el niño no sabe nadar y tiene miedo, y cuando está aprendiendo a nadar.
 Cuando no sabe nadar:
Sea cual sea la edad del niño, si no sabe nadar, pese a lo que pueda parecer, generalmente son menos propensos a sufrir un accidente en la piscina en verano. No saben nadar y se sienten inseguros y tienen miedo; sólo quieren bañarse con material y/o con los papás y mamás.
 Cuando están aprendiendo:
Aquí es donde suele existir mayor problema. Aunque sepan nadar un poco no son capaces de afrontar nadando con una salpicadura, nadar media-larga distancia…etc. Están aprendiendo y se sienten valientes; ése es el problema, que creen que ya pueden ser independientes en el agua cuando realmente aún no lo son.
Con esto no pretendo generalizar, pues los niños siempre tienen que estar controlados en el agua y sus cercanías.
Lo que aquí se expone es que los niños que están aprendiendo a nadar son más propensos a tirarse al agua solos y los niños que no saben nadar nada, suelen querer depender más de los papás.
Los bebés, del que trata este libro, evidentemente son más controlables si aún no nadan, pero tengamos cuidado si ya gatean, pues un pequeño despiste puede ser fatal.
Consejos.
1. Para no tener sustos en verano con los más pequeños de la casa expondré unos pequeños consejos que pueden ser útiles. No olvides que estás en una piscina y como tal entraña sus riesgos (resbalones… etc)
2. Usa el material adecuado a su nivel de aprendizaje
3. Si el pequeño quiere experimentar, tal como si quiere probar a nadar solo, tirarse…es mejor dejarles que prueben en presencia del papá/mamá; si no se les deja probar, generalmente lo intenten cuando estemos distraídos y aquí está el problema.
No se debe olvidar que para lo que a un adulto es responsabilidad, para un niño puede suponer un juego.
Es importante hacer diferenciar al pequeño los momentos de juego en el agua.
Ejemplo: un niño pequeño corriendo por la piscina. El papá evidentemente corre detrás de él para que no le ocurra nada.El niño lo toma como un juego que papá

Deja un comentario

Post Navigation