Es el título de un post que he visto este mañana en Instagram. El título decía: “¿Nadar como una chica?, atrévete”.

Es evidente que hombres y mujeres somos diferentes, tenemos diferente fisiología, hormonas, pero tenemos que tener claro que ambos debemos tener igualdad en oportunidades, igualdad de trato. El problema también radica no en las palabras en sí, sino en su significado “nadar como una chica”, como si fuera menos, peor, etc…. 

Si fuera así, yo que no tengo una complexión de super atleta “debería” nadar como una chica. Los hombres fisiológicamente sacan mejores marcas en natación en pruebas de potencia y corta distancia, pero en pruebas largas como 1500 metros la cosa cambia y hay tan sólo un 6 por ciento de diferencia. Pero lo cierto es que hombres y mujeres podemos conseguir aquello que nos propongamos, y sino que se lo digan a Mireia Belmonte:

Los cinco récords de Mireia Belmonte (piscina corta)

  1. 200 metros mariposa: 1:59.61 (Qatar, 2014)
  2. 400 metros libre: 3:54.52 (Berlín, 2013)
  3. 800 metros libre: 7:59.34 (Berlín, 2013)
  4. 1.500 libre: 15:19.71 (Sabadell, 2014)
  5. 400 metros estilos: 4:18.94 (Eindhoven, 2017)

Ya me gustaría nadar a mi así. Y sino, te animo a que vayas a la piscina, te cronometres y me avisas, vale?

Para que te hagas una idea de “como nadan las chicas” te pongo un ejemplo: ella hizo 200 metros (equivalente a 8 largos en piscina de 25) en 1:59, pongamos 2 minutos. La mayoría de los “hombres” hacen ese tiempo en 2 o 3 largos a lo sumo.  Así que te animo a nadar como una chica, o mejor dicho, como una gran campeona.

“No te compares con chicos o chicas, no te compares con nadie, tan sólo compárate con tu yo de ayer y sé mejor persona”.

Deja un comentario

Post Navigation