Para aprender a nadar como en todo,  tiene si miga. No es difícil aprender a nadar, pero sí que necesitarás esfuerzo y persistencia.

El estilo de espalda es parecido al estilo crol, tiene sus parecidos y diferencias.  La diferencia radical es la posición “boca arriba” que a los nuevos aprendices les resulta incómodo : se pierde la noción del espacio, se hunden, desorientan o no son capaces de desplazarse.

Desplazarse por el agua es sencillo: si quiero avanzar hacia adelante tengo que “empujar” el agua hacia atrás;  si quiero nadar hacia atrás tengo que empujar hacia adelante.

Por eso cuando nadamos a espalda es un error empujar el agua bien de forma lateral o empujarla hacia abajo (empujar hacia abajo quiere decir que quiero nadar hacia arriba!)

Aquí os dejo una imagen para que os hagáis una idea 🙂

En la imagen se ve claramente como extiendo el brazo, se “agarra” el agua y se lleva hacia adelante proporcionado desplazamiento. Unido a la acción de pies y giro del tronco tenemos un desplazamiento efectivo en estilo espalda.

Deja un comentario

Post Navigation