Muchas veces no nos ponemos en el lugar de los pequeños cuando vienen a clases de natación y esto hace que las clases no sean 100% satisfactorias

Trabajar la empatía no es fácil. Ocurre que a veces bien porque no creemos oportuno o porque no nos damos cuenta, no nos ponemos en el lugar del niño.

Lo que para nosotros es algo sencillo, nadar, hay niños que les resulta una actividad difícil, que les requiere esfuerzo, les genera angustia, incertidumbre.

Nunca deberemos decir “venga que no pasa nada”, “todos nadan y tú no”, “es que no te esfuerzas”, “no vales para esto”.

Si algo enseñan los ajos de experiencia es que todos aprenden a nadar, en más o menos tiempo, pero todos aprenden, y pueden aprender sin presiones ni angustias.

Solo hay que entender un poquito a los peques, y bajar el pistón y adecuarnos a su handicap.

El miedo al agua no se soluciona tirándolo de golpe, “así aprendí yo cuando era joven”. El miedo al agua se soluciona con cariño, respeto y paciencia.

Incluir juegos en las actividades es una gran opción, y dejar hacer participes a los peques en los juegos, dejarles elegir. No decirles que no pasa nada, sino que comprueben que no pasa nada que sientan seguridad.

Dudas? Con vuestras dudas construimos más post 😉

La polémica del cigarro

El tema del tabaco no es fácil de conversar,  ya que cada uno tiene sus motivos para fumar o no fumar.

 

Desde mi punto de vista existen dos premisas:

1.    Hay que respetar al prójimo.
2.    Hay que defender a los menores.

Muchas legislaciones se basan en estos principios, tus derechos acaban donde empiezan los del otro, y los menores por considerarse todavía indefensos hay que protegerlos.

Por otro lado la nueva ley antitabaco que modificaba la anterior volviéndola más restrictiva, redacta la prohibición de fumar en parques infantiles en su artículo 7, pero no establece un perímetro con lo cual aquí tenemos lugar a interpretación (como en otras muchas leyes).

Fumar o no fumar es una decisión personal, pero la decisión más saludable obviamente es no fumar. Personalmente soy no fumador pero respeto a quien quiera fumar siempre y cuando no invada mi derecho a no aspirar su humo ni por supuesto mi familia.
Desgraciadamente todos los días veo personas fumando a la vez que balancean a su peque en el columpio; ya no es que la ley lo prohíba, sino es una cuestión moralidad. ¿como voy a pedirle a esa persona que no fume ahí por mis hijos si no lo hace por los suyos? Sería discutir gratuitamente.

No me parece mal que fume, me parece mal que fume al lado de peques y que no respete, y oiga, eso no es intolerancia mía de no fumador, es una cuestión de educación.

Cuando enseñamos a nadar a los más peques, la verdad es la “técnica” como todos la conocemos en natación no influye tanto como podrían influir otros factores. ¿Sabéis cuáles son?

Es cierto que hay que enseñarles técnica a los peques para que aprendan a nadar, pero a su nivel. ¿Cómo les enseñamos esa técnica?

Un factor que me parece fundamental para que la interioricen bien y se asiente es la MOTIVACIÓN. Cuando los niños vienen motivados a natación puedes enseñarles lo que quieran que van a tener una gran predisposición al aprendizaje.  

Desde mi punto de vista la mejor forma de enseñar técnica es JUGANDO. Hoy os pongo una foto de hoy (29 de abril del 17). Uno de los juegos favoritos de mis nenes en la piscina es “buscar peces”. Esparcimos un cubo entero de peces por la piscina y tenemos que ir a buscarlos de uno en uno, unas veces con tabla (hacemos pies crol), otras veces sin nada (nado libre), otras veces a espalda…. Al final nadan muchísimo y al acabar piden más y más.

Pues así mil cosas que te puedas imaginar, podemos trabajar la técnica pero desde un punto de vista lúdico y super entretenido para los niños.

Una vez superada la etapa de familiarización, los niños ya poseen cierta autonomía y son capaces de moverse por el agua con ayuda de material.

En esta etapa vamos a potenciar esa autonomía para después meternos de lleno en el aprendizaje de los estilos de la natación. Tanto en la etapa de familiarización como en esta etapa de autonomía, realizaremos juegos y ejercicios para potenciar las habilidades de la natación y que a su vez nos van a introducir poco a poco en los estilos. Deberemos elegir cuidadosamente los juegos a realizar en función de los objetivos planteados.

Para conseguir autonomía en el agua, los niños deben dominar la flotación, la respiración y la propulsión, aunque sea de una forma básica o arcaica. Una vez los niños sean autónomos, tendrán seguridad en sí mismos y se sentirán a gusto en el agua; una vez llegados hasta aquí, ya podemos empezar con la siguiente fase.

PRIMERA ETAPA: FAMILIARIZACIÓN

En esta etapa, los niños van a descubrir el agua, sus sensaciones y su relación con su cuerpo.

Los niños que nunca han tenido contacto con este medio les va a resultar muy extraño y un cambio muy grande. Debo decir también, que supone tal cambio porque los niños no van a estar con sus padres en el agua, sino que se van a encontrar con los monitores, con quienes, en un primer momento no tienen confianza. Será el monitor el que poco a poco se vaya ganando la confianza de los niños y vaya avanzando en esta etapa.

Al introducirse una persona en el agua, debido a la presión que ésta ejerce sobre el cuerpo, la sensación típica es la de opresión y dificultad para respirar. Por otro lado, la respiración en el agua ya no es a demanda, sino que exige un patrón de respiración acorde a los movimientos propios del estilo. En el agua se modifican también las sensaciones de gravedad. El motor principal en la propulsión van a ser los brazos, al contrario que en el medio terrestre, cual exigirá una adaptación.

Fundamentalmente la gran diferencia con el medio terrestre son los apoyos para llevar a cabo la propulsión; en el medio terrestre son fijos mientras que en el acuático son móviles. Podemos decir que los cambios principales son: la presión del agua que ejerce sobre todo el cuerpo, el contacto del agua, la gravedad modificada y el motor propulsor. La superación de estos cambios nos llevan a la conclusión de que los niños se están adaptando correctamente al nuevo medio. La metodología a llevar a cabo para una familiarización correcta y eficaz varía de unos monitores a otros y del grupo de niños o alumnos.

No se puede definir con exactitud el periodo de familiarización; cada niño tiene su ritmo de adaptación. Hay niños que son muy extrovertidos y enseguida juegan con el material, se hacen amigo del monitor y pierden el miedo al agua; por el contrario, otros niños necesitan más tiempo de adaptación. Debemos tener paciencia, ya que tarde o temprano, esta etapa se supera. La cuestión es, ¿queremos que supere la etapa rápidamente o de forma gratificante?

El modelo lúdico se encuentra presente en casi todas las acciones diarias
y cotidianas de los niños y en algunas de los adultos, aunque
generalmente no nos damos cuenta de ello.

Los niños desde que se
despiertan por la mañana, están deseosos de jugar; toman el desayuno y
quieren jugar con las galletas, la leche, todo lo que les rodea. Después van
al colegio y allí continúan jugando y aprendiendo. Ya por la tarde después
del colegio los niños juegan en casa, en el parque… hasta que se van a
dormir. En definitiva: los niños están continuamente jugando y
aprendiendo, o quizás sería más correcto decir que continuamente están
aprendiendo mientras juegan.
El juego es fundamental en el desarrollo de los niños, como veremos más
adelante. El juego les ayuda a comprender el medio que les rodea. Si un
grupo de niños juega a un determinado juego en el que es necesaria la
adopción de roles, están mezclando elementos imaginativos no reales con
elementos reales. El medio en el que juegan es real aunque imaginen que
es otra cosa diferente, están descubriendo su entorno.
Los pequeños, toman elementos reales en sus juegos, toman situaciones
reales. Están descubriendo la realidad de las cosas, objetos, situaciones
cotidianas, roles, mediante el juego. En fundamental jugar para aprender,
conocer. Por ejemplo: jugar a mamás y papás, jugar a cocineros. Sin duda
en el juego existirán elementos imaginativos pero las situaciones son
reales, muchas veces cotidianas, que los niños están aprendiendo,
repitiendo interiorizando en su educación.
Por lo tanto, ¿por qué no utilizar éste modelo en natación?

El tema del tabaco no es fácil de conversar,  ya que cada uno tiene sus motivos para fumar o no fumar.

Desde mi punto de vista existen dos premisas:

  1. Hay que respetar al prójimo.
  2. Hay que defender a los menores.

Muchas legislaciones se basan en estos principios, tus derechos acaban donde empiezan los del otro, y los menores por considerarse todavía indefensos hay que protegerlos.

Por otro lado la nueva ley antitabaco que modificaba la anterior volviéndola más restrictiva, redacta la prohibición de fumar en parques infantiles en su artículo 7, pero no establece un perímetro con lo cual aquí tenemos lugar a interpretación (como en otras muchas leyes).

Fumar o no fumar es una decisión personal, pero la decisión más saludable obviamente es no fumar. Personalmente soy no fumador pero respeto a quien quiera fumar siempre y cuando no invada mi derecho a no aspirar su humo ni por supuesto mi familia.

Desgraciadamente todos los días veo personas fumando a la vez que balancean a su peque en el columpio; ya no es que la ley lo prohíba, sino es una cuestión moralidad. ¿como voy a pedirle a esa persona que no fume ahí por mis hijos si no lo hace por los suyos? Sería discutir gratuitamente.

No me parece mal que fume, me parece mal que fume al lado de peques y que no respete, y oiga, eso no es intolerancia mía de no fumador, es una cuestión de educación.

A veces cuando hablamos de natación para bebés nos viene a la cabeza el tema de las inmersiones. 

Sé que cuando un bebé realiza una inmersión queda un vídeo muy chulo pero…. ¿es realmente necesario?

Me llegan emails de personas que me cuentan que el primer o segundo día de clase con su bebé han hecho una inmersión, que lloró mucho y que desde entonces no quiere ver la piscina ni en pintura. ¡Lógico! A ti no te gustaría que te sumergieran apenas sin previo aviso y sin conocer ni siquiera qué es la piscina, cómo se comporta el agua con tu cuerpo, etc ¿no?

Por otro lado la inmersiones hay que realizarlas con precaución ya que si por ejemplo el bebé está llorando y lo sumergimos corremos el riesgo de una bronco-aspiración.

Las clases de natación para bebés son mucho más que realizar inmersiones. Tenemos muchas sesiones por delante para trabajar el equilibrio, coordinación, flotación, respiración, giros, saltos, actividades lúdicas, juegos en grupo, juegos musicales, apego….

Me gustaría saber tu opinión 😉

Más de 3500 alumnos, 4/5 en valoración. 1€

DESCRIPCIÓN DEL CURSO

¿Tienes cosas que contar al mundo? ¿Quieres abrir un blog y escribir tus pensamientos, ideas, proyectos….?

WordPress es una herramienta muy potente y eficaz.

Este video-curso online está pensado para tí, para que aprendas en muy poco tiempo a crear tu blog, personalizarlo, crear entradas, pestañas, difundirlo. Rápido, sencillo, económico y eficaz.

Este es un video-Curso de corta duración, no hace falta extenderse por horas para aprender lo básico, esencial, útil.

Ánimate y haz el curso, muy pronto tendrás creado tu blog.

 

¡¡¡Hola, hola!!!

Este post va dedicado a mi amigo Dani que me comenta que su bebé no lo pasa bien en las clases. Me dice que la primera clase la pasó así pero que la segunda fue un caos, que lloraba casi gritando, temblaba de frío y se le notaba angustiado. Que había juguetes para entretenerlos pero que no había manera.

Quiero aprovechar y contestar aquí con datos anónimos (no publicaré ni de donde es, ni quien es su hijo, ni fotos ni nada) pero creo que el fondo del asunto puede ayudar a más personas como él.

Por otro lado me siento alagado que tanto él como otras personas me hagan preguntas como especialista 😉

Lo primero de todo, que las clases de matronatación o natación de bebés no son “para jugar”. Sí que es cierto que se juega, pero no es el fin (no es una guardería o escuela infantil). Se trata de desarrollar ciertas habilidades acuáticas tanto del bebé como de las familias acompañantes. Estas habilidades las conseguiremos con: juego, cariño y amor. Así de sencillo y complejo a la vez.

Entonces, ¿por qué llora en la piscina si parecía que le encantaba el agua?

Os voy voy a mostrar aquí varios motivos por los cuales un bebé puede llorar en las clases:

  • La temperatura del agua no es adecuada. Para bebés de 4 a 12 meses lo ideal 36 grados, de 12 a 24 meses lo ideal a 32. Si no es adecuada el bebé no estará cómodo.
  • Las familias estén nerviosas por falta de información del profesional. El profesional debe (o debemos) facilitar toda TODA la información de las sesiones con naturalidad y profesionalidad para que los papás confíen y se encuentren cómodos; si las familias no están cómodas los bebés lo perciben (sí, soy muy listos)
  • El horario de las clases no se adecúa al bebé en concreto. Si el horario coincide con hora de siesta, de toma de alimento… el bebé tendrá otras prioridades.
  • Demasiada estimulación. Son clases de estimulación acuática, no de sobre-estimulación. Juguetes y material los justos y necesarios para cada sesión en concreto.
  • Se realiza las inmersiones de forma prematura. Cada cosa a su tiempo que hay mucho que trabajar. Paciencia!
  • Hay muchos niños por grupo o hay mucho jaleo en la piscina. Los bebés son muy sensibles a un entorno ruidoso, que no suele ser el ambiente tranquilo del hogar.
  • Se mete al bebé de golpe en el agua. Y por lo tanto, ya será difícil que se encuentre a gusto , y será difícil calmarlo después del susto.
  • No nos paramos a pensar en el lenguaje no verbal y no sabemos ver qué nos está demostrando el bebé. Cada bebé y cada niño es un mundo, no todos los ejercicios deberían ser iguales para todos. Cada uno lleva su ritmo y SÍ O SÍ HAY QUE RESPETARLO.

Estas son las causas más comunes que por mi experiencia me ha tocado.

¿Tienes dudas?

Mándame un correo y haré otro post para ayudarte a ti y a quien necesite 😉

Has pensado enseñar a los demás lo que sabes?

Hace tiempo me hice esa pregunta y me lancé a publicar mis propios cursos online, y para ello creé mi propia plataforma virtual. Tengo el control total de mis alumnos, matriculaciones, cuando acceden al curso, cómo van progresando.

Te ofrezco la posibilidad de colaborar conmigo, para que puedas publicar tu curso en mi aula virtual, visible a todo el mundo.

Hablamos? WhatsApp +34637067006 o formulario de contacto abajo 😉

 

Cuando juegan, los niños no tienen generalmente la intención de aprender, pero son los educadores los que pueden planificar los espacios para que los niños se capaciten. Piensen en cómo actuaron nuestros educadores, nuestros conocimientos están basados en su imaginación y destreza como educadores.

El educador relaciona al juego y al aprendizaje con el desarrollo psicomotor, cognitivo, afectivo y social en diferentes ámbitos: ludoteca, escuela infantil, parques…en este libro vamos a seguir paseando por el sendero de “lo lúdico” y vamos a ampliar este aprendizaje al ámbito de LA NATACIÓN.

Según el autor Bruner, mediante el juego el niño aprende y experimenta conductas complejas sin la presión de tener que alcanzar un objetivo. La tarea del educador es potenciar aquellos aspectos implícitos en el juego, que favorezcan el desarrollo libre y placentero del niño. De esta forma, la experiencia puede adquirir una dimensión globalizadora y significativa.

El niño a través del juego:

–        Se divierte y se siente feliz

–        Se expresa libremente

–        Explora el mundo que le rodea

–        Desarrolla sus capacidades intelectuales y psicomotrices

–        Se relaciona socialmente con otros del grupo

–        Adquiere responsabilidades y capacidad de juicio

–        Comprende el valor de las normas morales

–        Conoce rasgos de su cultura

La natación para bebés, se desarrolla en piscinas. Por ello hay que saber qué piscinas cumplen los requisitos necesarios para la práctica de natación de bebés y qué material es necesario.
El entorno de trabajo de las clases de natación para bebés se compone de todos aquellos componentes que rodean al bebé y la actividad acuática. Por ello, estos componentes son:
• La propia piscina
• Las familias
• El profesorado
• El material de trabajo
Antes de entrar en materia, hay que recordar, ¿qué necesita un bebé?
Un bebé necesita básicamente 3 cosas:
1. Atención y cariño
2. Alimento
3. Horas de sueño
En el agua, prácticamente un bebé no necesita grandes cantidades de material ni juguetes. El “material” y “juguete” más importante y principal será la familia. No obstante se podrá usar como material complementario otro tipo de material, juguetes, etc., pero habrá que usarlo en su medida y momento oportuno. Un bebé donde más a gusto se encuentra es en brazos de sus padres, en el pecho, donde pueda oír el corazón, ese sonido relajante y familiar para ellos.

¡¡¡Muy buenos días!!!!

Ahora que ya empieza (poco a poco, eso sí) el calorcito aquí en Mordor Pamplona, quiero hablaros sobre el misterioso “corte de digestión” y aclarar alguna duda (si es que las tenéis).

Habitualmente se ha creído que el corte de digestión es un corte verdadero del proceso de la digestión, normalmente cuando los niños se meten en el agua de la piscina fría sin haber hecho las 2 horas de digestión.

 

Vamos a ir por partes. Todos conocemos en mayor o menor medida el proceso de digestión humana de los alimentos: comemos, masticamos y pasa el bolo alimenticio al estómago donde se “disuelve” parcialmente debido a los ácidos gástricos. Después se da un proceso más complejo a través del cual la papilla navega por intestino delgado y grueso, y al final expulsamos el desecho. Se dice que habitualmente este proceso dura alrededor de 2 horas, pero lo cierto es que dura en función del alimento ingerido, cantidad…etc. Evidentemente no es lo mismo digerir un puré que un cordero al chilindrón con bien de guarnición 😉

En ningún momento se “corta la digestión”, ya que si el alimento se paralizase tendríamos otro tipo de patologías.

No se trata nada más que de un shock termodiferencial. La entrada brusca del cuerpo caliente en agua normalmente fría de la piscina, playa, etc, provoca esta diferencia brusca de temperatura, con lo cual se produce este estado sincopal, que puede producir el desmayo y consiguiente ahogamiento e incluyo parada cardio-respiratoria.

Aspectos como la temperatura del agua, ingesta, exposición al sol, edad son algunas que propician este shock.

También es creído que si te “mojas las muñecas, la nuca…” el cuerpo se “acostumbra al agua fría” y no pasa nada. Esto es cierto, si te metes poco a poco no pasa nada, pero si inmediatamente te pones a nadar el cuerpo requerirá gran cantidad de sangre en los músculos y también podrá producirse el shock.

Espero haberos resuelto dudas, no obstante me tenéis por aquí o en mis rrss para cualquier duda o aclaración.

Hoy quiero contaros la experiencia de ayer.

Cómo os decía por redes sociales, ayer empezó un peque nuevo en natación que venía rebotado de otro club. No voy a entrar en detalles, solo decir que ni quería ver la piscina ni hablar de ella.

Hasta con sus papás en su piscina estaba tenso.

Para mi era un reto, y la verdad que me emocionan los retos 😉

Cómo se solucionó en tan solo 1 clase? Magia de Paco. Hablar con el, preguntarle sobre lo que le angustiaba, escucharle. Después enseñarle la piscina y el material que tocaba esa sesión. Me metí con él en el agua y practicamos ejercicios de natación desde mi versión de natación registrada: aprender jugando.

Resultado: un éxito grandísimo!. Se lo pasó fenomenal y salió de natación diciéndole a su madre cuando volvía 😉 no hay nada más grande para mi, me siento fenomenal

Pues así trabajo, con mi propia metodología: aprender a nadar jugando.

Nos vemos en el agua?

En estos tiempos que nos están tocando vivir, estamos muy familiarizados ya con LA CRIANZA CON APEGO. Desde mi punto de vista como papá no concibo otro tipo de crianza, ¿por qué no voy a portear a mis hijos? ¿por qué no darles achuchones y cariños?

Criar con apego no es malcriar, como dice Carlos González, malcriar es criar mal, y dar besos, abrazos, portear y dar cariño a tus hijos no es malcriar. ¿A quién no le gusta que le mimen?

Desde mi punto de vista PROFESIONAL DE NATACIÓN, no concibo enseñar a nadar de otro forma más que con cariño, respeto y apego.

Me interesa que en mis grupos de 2 a 7 años los niños confíen en mi, pierdan el miedo al agua, y que mejor forma que con cariño, paciencia y respeto por su propia evolución; porque TODOS van a aprender a nadar.

Pero hay que entender que cada niño tiene su ritmo de aprendizaje, su evolución; si comprendemos esto nuestras clases de natación serán muy divertidas y sin contratiempos. No veo nada de malo es coger en brazos a niños de 2 años en el agua, de darles un abrazo, ofrecerles juego, confianza.

Pero no os penséis que mis clases son un cachondeo; claro que hay normas y la mayoría de las veces trabajamos y mucho en el agua. Pero es que tener respeto, dar abrazos y ser cariñoso con ellos no es contrario a trabajar en el agua. Y es que la realidad es que así aprenden mucho más rápido, y SIENDO FELICES, y disfrutando del agua.

Así es como trabajo yo y de momento me está yendo muy bien 😉

Que los niños aprendan habilidades acuáticas es fenomenal, estaremos de acuerdo en que todos los niños deberían de aprender a nadar.

Es sano, es saludable, es seguro y es muy divertido. La natación debería ser un deporte divertido, ya que el agua aporta gran diversión y mucha variedad.

Pero aún me encuentro con pequeñas historias que me duelen como la que os pongo a continuación sin nombres:

 

Soy la madre de —-   de 6 años que en febrero empezó un curso de natación en una piscina municipal. 

Nunca ha sido demasiado atrevido ni valiente para estas cosas, sin embargo ha seguido acudiendo a clase; lo que veo en este momento es que tiene mucho miedo a meter la cabeza debajo del agua y la solución de la monitora ha sido empujarle y obligarle.

 La consecuencia, que no quiere meterse al agua, con lo cual se tira toda la clase sentado en un banco; y después cuando los 10 últimos minutos les dejan ir a jugar a la piscina pequeña, se queda castigado por no haber querido nadar antes. 

Esto fue el miércoles pasado y la verdad no me parece que sea el método ideal para que un crío de esa edad pierda el miedo y coja confianza en el agua. 

Hemos probado a llevarle con nosotros y vemos que se queda rígido, no se relaja, y lo único que le preocupa es que “no le metamos la cabeza dentro del agua”.

Ahora va a empezar natación conmigo, ¡acepto el reto!

Y por favor, vamos a ofrecer una natación respetuosa, cada niño/a tiene su ritmo de evolución…. tan sólo un poquito de paciencia 😉

 

Como algunos ya sabéis, tengo mi propia plataforma de formación virtual, en la cual enseño mi metodología de natación de bebés e infantil.

Soy un apasionado de la enseñanza de la natación y la formación.

El otro día un alumno de México me hizo la siguiente pregunta: “tengo un alumno con sindrome de down y quisiera saber cómo trabajar con él en el agua”. En este post vengo a escribir rápidamente su pregunta, y de paso, que vosotros también podáis aprender.

La respuesta es bien sencilla: se enseña natación igual que los demás grupos de natación. La natación de personas con síndrome de down no entraña ninguna dificultad añadida. Cada niño tiene sus cosicas. Sería un caso diferente por ejemplo con el tema del autismo o la parálisis cerebral, que sí requiere de otra organización en las sesiones de natación.

Los niños con Síndorme de Down no dejan de ser niños y como tales:

  • Hay niños más movidos y otros más tranquilos
  • Cada niño tiene sus capacidades, unos son más ágiles, a otros les cuesta coordinar más
  • Todos son capaces de aprender a nadar, unos antes que otros, pero todos PUEDEN CONSEGUIRLO.
  • Unos niños son más habladores que otros

Lo suyo es ir viendo la evolución de cada niño y si en un futuro surgen problemas, solucionarlos según la marcha.

En definitiva, TODOS LOS NIÑOS PUEDEN CONSEGUIRLO, ¿la clave? LA MOTIVACIÓN y las ganas de aprender y jugar.

Accidentes pueden ocurrir en infinidad de lugares, y las salas de gimnasio no están exentas de accidentes ni lesiones. Aquí no voy a enumerar un montón de lesiones que se puedan producir, pero sí que me parece interesante describir las más comunes o que con más frecuencia se puedan dar.

• Lesiones más frecuentes
Una lesión puede estar causada por varios motivos:
1. Mal uso del aparataje de la sala
2. Accidente
3. Rotura de alguna parte de la máquina

Al igual que cuando establecemos mapas de trabajo, rutinas, etc., en primeros auxilios también tenemos categorías que engloban los diferentes tipos de accidentes:
• Traumatismos. O comúnmente llamados golpes. Una acción mecánica externa nos produce lesión en órganos o tejidos. Traumatismo más grave en gimnasio: TCE (traumatismo craneoencefálico). Este tipo de traumatismo se suele dar por golpe en la cabeza (cráneo) en la cual se ve implicada la masa (encéfalo). Este traumatismo pone en riesgo la vida. Deberemos pedir ayuda médica, recomendar ir a urgencias o llamar al 112 si:
o Después de un golpe en la cabeza
 Dolor muy intenso que no cede
 Sangra por el oído
 Visión doble
 Mareos
 Vómitos
 Desmayo, pérdida de conciencia
 “Ojos de mapache”, moratón alrededor de los ojos.
 Comportamiento extraño
• Heridas. Rotura de la continuidad de la piel. La piel funciona como protectora del cuerpo, de hecho es el órgano más grande que tenemos. Si hay una rotura de la piel, estamos abriendo la puerta a posibles bacterias y/o infecciones. Hay varios tipos de heridas:
o Punzantes: agujas, pinchos…es peligroso por su profundidad más que por su extensión. Nunca sacar el pincho del cuerpo si es largo (efecto tapón). En el gimnasio la verdad que no hay muchos objetos punzantes que pongan en peligro real la vida.
o Incisas: corte.
o Contusa: por objeto romo. Puede producirse hemorragia interna al no haber extravasación de la sangre. Importante revisión facultativa. En las salas sí que tenemos muchos aparatos que pueden producir este tipo de lesiones: mancuernas, cualquier elemento de peso libre…
• Fracturas: rotura de los huesos, y al igual que con las heridas tenemos diferentes tipos. Es importante saber que el hueso está vivo, que dentro tenemos médula. La importancia de una fractura viene sobre todo determinada porque al romperse un hueso importante (y en medicina se entiende por importante hueso cercano de vísceras vitales o arterias) puede comprometer la integridad de una arteria y producirse una hemorragia interna importante y masiva. Por ejemplo, la fractura de la cabeza del fémur que se aloja en la cadera; por ahí pasa una gran arteria llamada femoral. También cobra gran importancia los huesos de la cara sobre todo nuca y ojos.
o Cerrada: el hueso no sale de la piel. Nunca se recolocan huesos. Se inmoviliza y se avisa urgencias.
o Abierta: el hueso rompe la piel y se ve expuesto. Nunca tocar, uso de guantes, no recolocar. No mover.
• Luxación. Salida del hueso de su lugar anatómico. Se observa deformidad evidente, dolor intenso. No colocar en su sitio. No tocar y avisar urgencias.
• Esguince: salida y entrada del hueso de su articulación. También conocido como “torcedura”. Produce una inflamación local y ligamentosa. No requiere atención inmediata. Valoración por facultativo.
• Quemadura. Bien por una caída, o exposición al sol prolongada (bicis al sol en ventana…) o bien por resbalón de cuerdas en ejecución de ejercicios.
• Deshidratación. En el gimnasio lo habitual es la falta de hidratación en ejercicios de alta intensidad. El cuerpo elimina líquidos mediante la orina, la evaporación, sudoración…. muy importante en ejercicios intensos como por ejemplo Ciclo indoor, tonificación con sesiones largas. La deshidratación produce mareos, malestar general, cansancio. Una deshidratación extrema puede producir fallo cardíaco por eliminación excesiva de iones K y Ca (que se utilizan en la contracción cardíaca).

Ante la duda o si no se sabe primeros auxilios, siempre 112.
Para finalizar este apartado me parece muy importante reseñar también una lesión que todos deberíamos ser capaces por lo menos de detectar, atender y reclamar: REANIMACIÓN CARDIO-PULMONAR. El protocolo es muy sencillo de recordar y la actuación no es difícil de ejecutar:

Dado que trabajamos por objetivos, los objetivos de nuestros alumnos, podemos desarrollar varios programas que van a cumplir estos objetivos. ¿Que nuestro alumno quiere perder peso? Ya tenemos desarrollado un programa de pérdida de peso que luego se lo “customizaremos”.

Podemos englobar los programas en 5:
1. Actividad física básica: nuestro alumno no tiene experiencia, le prescribiremos ejercicios sencillos de ejecutar, globales para obtener muchos estímulos. La intensidad será media-baja. Más o menos una hora de duración con trabajo en máquinas y cardio.
2. Actividad física general: es parecida a la anterior, sólo que nuestro alumno cuenta con experiencia anterior. Por así decirlo, es como la anterior pero “más cañera”, dado que son ejercicios más complejos, más tiempo de entrenamiento, un poco más exigente, máquinas y algo de peso libre. Se sigue trabajando cardio (fundamental)
3. Tonificación: Nuestro alumno quiere “marcar músculo” pero sin llegar a una hipertrofia. Suele tener experiencia. Trabajaremos sobre todo la fuerza y cardio. Hacer clases colectivas va muy bien (aerotono, etc.) Los ejercicios a realizar son globales, no trabajamos por grupos musculares. Menos de una hora de duración, intensidad media-alta no superando las 15 Rep. Ideal trabajar 3 o 4 días a la semana.
4. Pérdida de peso: Es un tema complejo, ya que por un lado al tonificar a nivel global aumentamos la masa muscular que pesa más, pero por otro lado tenemos más gasto energético por parte de los músculos. Damos prioridad al cardio (sin pasarnos) y trabajaremos ejercicios globales con bastante tiempo de dedicación, una intensidad moderada y poco tiempo de recuperación. Generalmente en máquinas para favorecer un buen recorrido del ejercicio.
5. Hipertrofia: evidentemente no abusaremos del cardio, se suele utilizar para calentar (correr, remo, bici…). Son ejercicios generalmente analíticos con una carga de trabajo alta, con tiempo de recuperación suficiente, pocas repeticiones. Lo ideal peso libre para trabajar más concretamente aunque aumenta la dificultad de ejecución. Es un trabajo duro que exige rutinas específicas y divididas por grupos musculares para evitar la sobrecarga y el catabolismo. Fundamental el descanso.