1)    Comprueba el nivel de consciencia: ¿te responde al hablarle o pellizcarle?

SI: observa su situación y pide ayuda si es preciso.

NO: continúa con el paso 2.

2)    Pide ayuda: Gritando ¡AYUDA! Y comienza con el ABC.    

A)  de abrir la vía aérea.

Haz la maniobra frente-mentón: sujeta su frente con una de tus manos abierta. Con la punta de los dedos de la otra sujeta su barbilla. En niños elévala ligeramente, inclinando hacia atrás su cabeza. En lactantes mantén la cabeza recta con el pecho. Mantén en todo momento su boca abierta. No hagas esta maniobra si sospechas lesión de columna.

Comprueba si respira: Acerca tu mejilla a su nariz para VER (si mueve el pecho), OIR (si respira) y SENTIR (el aire caliente de su respiración). ¿Respira?

◦  SI: colócale en posición lateral de seguridad (salvo sospecha de lesión de columna). Conseguirás esta posición colocando su brazo más cercano a nosotros en ángulo recto al cuerpo con el codo mirando hacia la cabeza y la palma de su mano abierta hacia arriba. El otro brazo crúzalo por su pecho hasta tocar con la palma de su mano la mejilla opuesta. Mientras sujetas su mano apoyada sobre su mejilla,  dobla con tu otra mano su rodilla más lejana y atráela hacia tí. Gira al niño hasta dejarlo casi en posición lateral. Vigila que mantenga la vía aérea abierta y comprueba su respiración hasta la llegada de los servicios de urgencias.

◦  NO: pasa a la fase B.

B) de ventilar boca a boca, “introducir soplando nuestro aire en sus pulmones”.

Lactante: boca a boca-nariz: sella (evitar fugas de aire) con tu boca la boca y la nariz del pequeño, si puedes abarcarla.

Niño: boca a boca.

Da 5 ventilaciones (soplidos) lentas y suaves. Observa el ascenso y descenso de su pecho, si eso pasa es que el aire está entrando en sus pulmones, lo estás haciendo bien.

C) de masaje cardíaco.

No es necesario que compruebes el pulso, este paso está destinado a personal entrenado.

Punto del masaje: La presión debe realizarse en el medio de su pecho, entre sus pezones.

Lactantes: Hay dos formas:

◦  Con dos dedos: Si no puedes abarcar el pecho del pequeño con tus manos, apóyalo en una superficie plana y presiona con tus dedos corazón y anular en el punto del masaje.

◦  Abraza su pecho con tus manos y coloca tus pulgares en el punto del masaje. Presiona con los pulgares.

Niños: realiza el masaje con el talón (parte más cercana a la muñeca) de una de tus manos (con las dos si el niño es muy grande).

Relación masaje-ventilación: 30-2 (la misma que en adultos).

Tras dar las 5 ventilaciones iniciales mantén un ritmo de 30 compresiones seguidas de 2 ventilaciones. Cada 2min (aproximadamente 2 ciclos de 30-2) comprueba si el pequeño respira espontáneamente.

3)    ¿Cómo activar el Sistema de Emergencias (112)?

Con dos o más reanimadores sanitarios la relación será de 15:2.

Si estás solo: realiza las 5 ventilaciones de rescate más 1min de RCP antes de llamar al 112.

Si estás con alguien más: uno de vosotros comenzará la reanimación mientras el otro pide ayuda.

Qué son las oportunidades?

Y no me estoy refiriendo a las ofertas del supermercado.

Podríamos decir que la oportunidad es el momento para poder aprender algo. “He tenido la oportunidad “, es decir he tenido un momento para aprender algo.

Es evidente que a más momentos u oportunidades,  más cosas puedo aprender.

El sistema de oportunidades se basa en ofrecer “muchos momentos ” para el aprendizaje, da igual de lo que sea. Dale a un niño momentos para aprender algo y lo conseguirá.

Si hablamos de natación,  vamos a hablar de muchos momentos acuáticos para que aprenda. No podemos pretender que explicando una vez y haciendo un ejercicio va a aprender.

Es por ello que me gusta enseñar jugando. Jugando están motivados y se ofrecen muchos “momentos”, que se repiten y permiten al alumno adquirir grandes capacidades. Es así de sencillo,  ofrecer oportunidades y acompañarles en el proceso, con calma, con cariño. A base de ofrecer y de repetir pulimos la técnica.

Es por eso que todos pueden aprender de forma divertida,  solo hay que ofrecer oportunidades.

Cuando juegan, los niños no tienen generalmente la intención de aprender, pero son los educadores los que pueden planificar los espacios para que los niños se capaciten. Piensen en cómo actuaron nuestros educadores, nuestros conocimientos están basados en su imaginación y destreza como educadores.

El educador relaciona al juego y al aprendizaje con el desarrollo psicomotor, cognitivo, afectivo y social en diferentes ámbitos: ludoteca, escuela infantil, parques…en este libro vamos a seguir paseando por el sendero de “lo lúdico” y vamos a ampliar este aprendizaje al ámbito de LA NATACIÓN.

Según el autor Bruner, mediante el juego el niño aprende y experimenta conductas complejas sin la presión de tener que alcanzar un objetivo. La tarea del educador es potenciar aquellos aspectos implícitos en el juego, que favorezcan el desarrollo libre y placentero del niño. De esta forma, la experiencia puede adquirir una dimensión globalizadora y significativa.

El niño a través del juego:

–        Se divierte y se siente feliz

–        Se expresa libremente

–        Explora el mundo que le rodea

–        Desarrolla sus capacidades intelectuales y psicomotrices

–        Se relaciona socialmente con otros del grupo

–        Adquiere responsabilidades y capacidad de juicio

–        Comprende el valor de las normas morales

–        Conoce rasgos de su cultura