Os comparto esta información valiosa:

Gonzalo espera con ilusión a que cada miércoles llegue Felipe, su voluntario “amigo”. Lo mismo le ocurre a Héctor y ahora, también, a Raúl con su voluntaria “amiga”, Susana. Gonzalo, Raúl y Héctor son jóvenes afectados por Trastornos del Espectro Autista (TEA), una condición que interfiere en el modo en el que una persona ve el mundo, procesa la información y se relaciona con los demás. A todos ellos les resulta difícil establecer relaciones sociales, comunicarse, aprender y pensar de forma abstracta; si bien, gracias a otros jóvenes y voluntarios, como Felipe y Susana, logran conectar con la realidad y disfrutar intensamente de la vida en los ratos que comparten.

Deja un comentario

Post Navigation